Cumplo mi fantasía con una maduras tetonas cuando viajo a españa

148
Compartir
Copy the link

Mi debilidad son las maduras tetonas luego de un par de horas puse mi tenso miembro, que ardía, a la entrada de su peluda y empapada coño y lentamente, le pedi que se arrodillara con suavidad, se la fue introduciendo por completo, sintiendo cómo el enorme aparato, que quemaba como una brasa, iba dilatando al máximo su vagina. le repetía una y otra vez que me iba a morir del dolor en los huevos. Parecía que no iba a llegar a su fin y ella empezó a palidecer del placer y cierto temor, cuando de pronto me gritó que sentía cómo la enorme cabeza le empujaba el útero y yo a su vez sentía cómo mis inmensas bolas chocaban contra su culo.